Seleccionar página
¿Cuál es la edad gestacional para administrar corticoesteroides antenatales?
¿Cuál es la dosis correcta, cuál es el mejor esquema y en qué momento tienen mayor beneficio?
¿Qué estrategia te parece útil para identificar el momento óptimo para su uso?
¿Cuáles son los efectos benéficos y cuales los efectos adversos al usarse?

La administración de corticoesteroides antes del nacimiento pretérmino es una de las terapias antenatales más importantes disponibles para mejorar los resultados en el recién nacido.

Las recomendaciones en relación al uso de corticoesteroides antenatales han cambiado recientemente; es una necesidad conocer el tiempo ideal para su administración, el momento de su mejor efecto y los efectos adversos que pueden presentarse con el uso inadecuado de los mismos.

El Boletín Práctico 713 del Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia (ACOG) publicado en el mes de agosto de esta año nos presenta evidencia actualizada para su uso, tratando de aclarar las dudas existentes con respecto a la ventana terapéutica apropiada para su uso (ampliando el espectro para fetos de menor y mayor edad gestacional) y puntualizando su utilidad y seguridad para los casos en los que se requieran dosis adicionales (una dosis extra) cuando el embarazo ha progresado más allá de los 7 o 14 días posteriores a que la madre recibió su primer esquema completo de esteroides)

A continuación, sintetizamos las recomendaciones vigentes para la aplicación de esquemas de madurez pulmonar con esteroides prenatales:

Se deberá administrar esquema de esteroides en:

Embarazos entre 24 y 33.6 semanas de gestación que presentan factores de riesgo de parto pretérmino en los próximos 7 días. ( meta-análisis Cochrane)

Considerar su administración en embarazos de 23 semanas independientemente del estado de las membranas (datos actuales sugieren que el uso de esteroides no se asocia a incremento en el riesgo de infección materna o neonatal) y del número de fetos (en el contexto del embarazo múltiple, un estudio de cohorte retrospectivo con un buen diseño metodológico demostró que el uso de corticoesteroides en embarazos gemelares se asocia con una disminución clínicamente significativa en mortalidad neonatal, morbilidad respiratoria a corto plazo y daño neurológico severo) basándose sobre todo en la decisión del padre y la madre respecto a la utilización (o no) de reanimación neonatal avanzada al momento del nacimiento (por el miedo a resultar en una sobrevida con repercusiones y secuelas crónicas como producto de las complicaciones por la prematuridad) (meta-análisis Cochrane)

En embarazos entre 34 y 36.6 semanas en donde se estime un riesgo elevado de parto pretérmino en los próximos 7 días y que no hubieran recibido un curso previo de corticoesteroides antenatales.

Considerar el uso de esquema de corticoesteroides prenatales en embarazos de menos de 34 semanas en los que exista riesgo elevado de parto pretérmino en los próximos 7 días a quienes ya se les administró un curso previo y han pasado más de 14 días.

Ofrecer uso de corticoesteroides de rescate 7 días después de la dosis previa si está indicado por el escenario clínico.

La recomendación es usar esteroides antenatales en una dosis de 24 mg por vía intramuscular en total, pudiendo ser utilizada la betametasona 12 mg cada 24 horas por dos dosis o dexametasona 6 mg cada 12 horas por cuatro dosis, algunos estudios científicos demuestran mayor beneficio al usar betametasona, sin embargo no existe suficiente evidencia para recomendar el uso de alguno de ellos en particular; por lo tanto, ambos pueden utilizarse.

No está recomendado el uso de esquemas múltiples planificados debido al riesgo de daño materno y/o fetal, sugerido en estudios aleatorizados.

La administración de corticoesteroides antenatales tiene una fuerte asociación con la disminución de la morbi-mortalidad prenatal; los neonatos cuyas madres los recibieron tuvieron significativamente menos severidad y frecuencia de síndrome de dificultad respiratoria con una disminución del riesgo del 34%; hemorragia intraventricular con disminución del riesgo de 46%; enterocolitis necrotizante con disminución del riesgo de 54% y disminución en el riesgo de muerte del 31% comparado con neonatos cuyas madres no los recibieron.

Su uso excesivo es debido a que aún no se han desarrollado estrategias que fomenten su administración solamente en mujeres en riesgo de parto pretérmino en los próximos 7 días. Por lo anterior es importante distinguir a las mujeres con verdadero bajo riesgo para parto pretérmino y de esta manera evitar su uso en quienes no los requieren (es aquí donde las estrategias como la medición de la longitud cervical o lo kits de detección de marcadores químicos son útiles)

Los puntos más importantes a destacar en el presente artículo son los siguientes:

 

Se abre la ventana de uso de corticoesteroides prenatales desde la semana 24 hasta la semana 36.6; anteriormente se consideraba su uso hasta la semana 33.6; de particular importancia en embarazos considerados de alto riesgo por ejemplo en los casos de preeclampsia haciendo énfasis en que su uso incluso en semana 36.6 no incrementa la morbilidad materna o neonatal.

Saber identificar el momento ideal para la aplicación de los corticoesteroides tomando en cuenta que el beneficio mayor se alcanza al resolverse la gestación entre los 2 y 7 días después de su administración.

Considerar la posibilidad de ofrecer un esquema completo si es que no se ha resuelto el embarazo en pacientes que ya recibieron un esquema previo y han pasado 14 días y dosis de rescate en aquellas en la misma circunstancia en las que solo han pasado 7 días. Tomando en cuenta el efecto deletéreo que tienen las dosis múltiples de esteroides y por lo tanto evitar esto último.

No están recomendados esquemas repetidos de corticoesteroides antenatales (más de dos).

Se debe propiciar el seguimiento a largo plazo de los fetos expuestos al uso de corticoesteroides in útero (una línea de investigación vigente)

Como conclusión podemos comentar que los aspectos más importantes en el uso de los esteroides antenatales son: decidir el momento ideal para hacerlo (entre las 24 y 33.6 sdg), el momento ideal para su beneficio (embarazos con riesgo inminente de parto pretérmino dentro de los próximos 7 días a su aplicación), la utilización preferentemente de un solo esquema de 24 mg IM en total a base de betametasona o dexametasona, el hecho de que se debe evitar su uso excesivo (tres o más esquemas) por los efectos adversos que han sido demostrados y que es necesario implementar estrategias de calidad para su uso apropiado y oportuno.

Para conocer el documento original HAZ CLICK AQUI

 

Responsable del comentario editorial:

Dr. Pedro Mario Grimaldo Valenzuela

Profesor Condeseo.mx

Ginecoobstetricia

Medicina Materno Fetal

 

Colaboradores:

Dr. Paulo Meade Treviño

Dr. Heriberto Lizaola Diaz de León

Profesores Condeseo.mx 

Enviar comentario